[Caeiro]

Lo que el maestro Caeiro me enseñó fue a tener claridad; equilibrio en el delirio y en el desvarío, y también me enseñó a no procurar tener filosofía ninguna, pero con alma.


Alvaro de Campos