Corrientes modernas en la literatura portuguesa

[Texto dactilografiado, tal vez 1916]

Alvaro de Campos


E n todas las épocas y en todos los países se debaten, una contra otra, dos corrientes, una nacional y otra cosmopolita. Tal vez sería más justo llamar a la primera no ya nacional, sino tradicionalista, ya que en países donde todavía no está establecida una corriente nacional, esto es, donde todavía no se sabe lo que es un sentimiento nacional, esta corriente se vuelve hacia un pasado cualquiera, el clásico, por ejemplo. Así, en el tiempo de la Reina Isabel en Inglaterra, la corriente clásica representada por Ben Jonson es la tradicionalista porque se vuelve hacia los ideales artísticos de Grecia y Roma; la corriente representada por Shakespeare es la cosmopolita porque se entrega a sí misma, y como entregarse a sí mismo es entregarse a las influencias del momento, y como las influencias profundas del momento son comunes a todas las naciones (más o menos) en ese tiempo, resulta que esa corriente es fatalmente lo que se puede llamar cosmopolita.

En Portugal hoy se debaten dos corrientes, o mejor, no se debaten por ahora, pero en todo caso su existencia es antagónica.

Una es la Renascença Portuguesa, la otra es doble, es realmente dos corrientes. Se divide en el sensacionismo, del cual es jefe el Sr. Alberto Caeiro, y en el paulismo, cuyo representante principal es el Sr. Fernando Pessoa. Ambas corrientes son antagónicas a aquella formada por la Renascença Portuguesa. Ambas son cosmopolitas, por cuanto cada una de ellas parte de una de las dos grandes corrientes europeas actuales. El sensacionismo se integra a la actitud enérgica, vibrante, llena de admiración por la Vida, por la Materia y por la Fuerza, que tiene en el exterior representantes como Verhaeren, Marinetti, la Condesa de Noailles y Kipling (¡tantos géneros diferentes dentro de la misma corriente!); el paulismo pertenece a la corriente cuya primera manifestación clara fue el simbolismo. Ambas corrientes tienen entre nosotros esta igual característica en relación con su punto de partida y es para que nos enorgullezcamos: que son avances enormes en las corrientes en que se integran. El sensacionismo es un gran progreso sobre todo cuanto en el exterior se hace en la misma orientación. El paulismo es un enorme progreso sobre todo el simbolismo y neo-simbolismo del exterior.

No hay comentarios: