[La literatura, las otras artes y el periodismo]

[texto dactilografiado]


Las artes todas son una futilidad frente a la literatura. Las artes que se dirigen a la visualidad, además de ser únicos sus productos, y perecederos, pudiendo por lo tanto, de un momento a otro, dejar de existir, no existen sino para crear un ambiente agradable, para distraer o entretener, exactamente como las artes de representar, de cantar, de danzar, que todos reconocen como siendo inferiores respecto a las otras. La propia música existe sólo mientras es ejecutada, participando por tanto de la futilidad de las artes de representación. Tiene la ventaja de durar, en partituras; pero esa no es como la de los libros, o cosas escritas, cuya valía está en que son partituras accesibles a todos los que saben leer, existiendo allí para la interpretación inmediata de quien lee, y no para la interpretación del ejecutante, transmitida después al oyente.

Las literaturas, sin embargo, están escritas en lenguas diferentes, y, como no hay posibilidades de que haya una lengua universal, ni, si llegase a haberla, será el griego antiguo, en que tantas obras de arte se escribieron, o el latín, o el inglés u otra cualquiera, y si fuese una de ellas no será las otras, se sigue que la literatura, siendo escrita para la posteridad, no la alcanza sino, en la mayoría de los casos, en referencias indirectas, nombres sin sentido, en una vida de cita traducida y diccionario.

El periodismo, siendo literatura, se dirige, no obstante, al hombre inmediato y al día que pasa. Tiene la fuerza directa de las artes inferiores pero humanas, como el canto y la danza; tiene la fuerza de ambiente de las artes visuales; tiene la fuerza mental de la literatura, por ser, de hecho, literatura. Como, sin embargo, su fin no es más que ser literatura en aquel día, o en pocos días, o, cuando mucho, en una breve época o corta generación, vive perfectamente conforme con sus fines.

Concedo, dije, que Esquilo sea hoy, aunque traslaticiamente, una influencia. Niego que una influencia traslata pueda ser una influencia literaria. Es para nosotros como un hombre agradable que nos habla una lengua extraña. Como es agradable, admitimos que esté diciendo cosas simpáticas. Pero como el fin de decir es ser entendido, y no lo entendemos, todo esto está errado.

La religión y el periodismo son las únicas fuerzas verdaderas. Cuando se dice que el periodismo es un sacerdocio, se dice bien, pero el sentido no es el que se atribuye a la frase. El periodismo es un sacerdocio porque tiene la influencia religiosa de un sacerdote; no es un sacerdocio en sentido moral, pues no hay, ni puede haber moral en el periodismo, que sirve el momento que pasa, en el cual no cabe, ni puede caber, moralidad.

Cuando digo que escribe fútilmente el que escribe para la inmortalidad, o para las épocas futuras, debe entenderse que no pretendo con eso negar la supervivencia del alma, o hasta su inmortalidad. No niego ni afirmo; concedo. Pero nada de eso pesa en mi argumento. La acción de la literatura es sobre quien queda en este mundo – (¿y lo astral del poema, o de la narrativa?...)

– Se engaña, mi amigo, dije yo. Cada cosa en este mundo no es por ventura sino la sombra y el símbolo de una cosa (esa la verdadera) en otro mundo antetípico o espiritual. No es pues la lengua en que está escrito un poema que pesa en el caso. Es el poema que fue escrito en esa lengua. Y ese es una entidad abstracta y real, agente sin cuerpo verbal.

– Sea, respondió el periodista. Concedo sin admitir.

Fernando Pessoa


1 comentario:

Erik Trejo Fuentes dijo...

polémica. Sin embargo creo que es un error el comparar el nivel de un arte con las otras, y creo personalmente, que empiezas mal afirmando que la totalidad de las artes que no sean la literatura carecen de importancia y nos lo dices con una palabra que a mi ver está mal aplicada(futilidad) y que desgastas como un chiste contado una segunda vez, porque si eres artista debes saber perfectamente que lo que se busca en cualquiera de las artes, es el equilibrio, tanto el no saturar una pieza musical con demasiados arreglos, como hacer un pequeño movimiento que terminan por destruir toda credibilidad posible en una escena de teatro, y es igualmente aplicado a las letras, creo que lo realmente difícil es introducir al lector a la historia de la manera más amable, sin que éste tenga que estar recurriendo a un diccionario y que el escritor tiene que estar totalmente consciente y saber perfectamente el uso de cada palabra, y si una escena narrada puede ser explicada sin rebusques mucho mejor, y cuando no haya más que utilizar un cultismo sólo para describir una acción que no se podría explicar de otra forma, utilizarla.

La música antes de que se inventara un modo de preservarla, porque sí es un arte temporal, que como dices, sólo existe mientras dura, pero si un escritor realiza una obra y nadie la lee, ¿Realmente existe?, si cuando dicho escritor termina por plasmar las últimas letras de su escrito, alguien llega y quema su libro, ¿Existe?, pasaría a ser algo efímero. Y te lo digo porque le pasó a una amiga que escribió una novela de 300 páginas, y que perdió cuando su papá descuidadamente formateo su máquina.

Para que el músico pueda interpretar una partitura, requiere de conocer un código y mucha mucha práctica (yo soy músico), y más que eso, es tener talento, pero dime... ¿El idioma no es también un código para quienes leen literatura?, y más es la gente que lo conoce, entonces ¿Pasa a ser también algo trivial?.

En cuanto a lo de la religión y el periodismo, creo que es muy arriesgado afirmar que son las únicas fuerzas verdaderas. Dices líneas más abajo que "No niego ni afirmo", entonces ¿Cómo le llamas a lo que dice líneas más arriba?

Valdría la pena también resaltar lo que es la vida del artista, ya sea dramaturgo, literato o músico, si nos vamos a lo pragmático de la vida, de que vives o se vive mejor, ¿De la música o de la venta de un libro?, y para ejemplo dramático está la obra "Escenas de la vida bohemia", donde los personajes principales, artistas buscando la superioridad en cada una de sus artes, se ven enfrentados a la pobreza, ¿Por que?, porque se empeñan tanto en elevar sus artes que nadie termina por entenderlas, y terminan por quedarse pobres, entonces, ¿Dónde queda la vida?, hay numerosos casos de artistas muertos en las más míseras condiciones, sin el artista en tan creativo, ¿Por qué no puede utilizar su creatividad para planear su proyecto de vida, y realmente vivir?

Espero que no me lo tomes a mal, pero leo algo de ingenuidad e incoherencia en tus palabras.

Saludos y buen día.