Justificación del fenómeno religioso

[texto manuscrito, tal vez 1915-1916]

Antonio Mora


[¿Prolegómenos?]

1. Todo es determinismo; todo está determinado. La libertad es una ilusión; no pasa, en el campo real, de una ilusión necesaria a la vida. Para actuar, en el sentido que sea propio (y así ha de ser) del determinismo, es preciso creer que la acción es libre.

2. Si todo está determinado, un criterio orientador de la vida será tanto más falso cuanto más lleve a cada personalidad a confiar sólo en su esfuerzo.

3. Dada la necesidad de lo suprafísico (que aquí no se analiza), es decir, de lo ideal, la vida humana, para que pueda, no sólo actuar (lo que es puramente vital, conservador de la vida), sino también evolucionar (lo que ya es transformador de ella), y dado que lo ideal tiene que tener un carácter liberador –si no, no sería ideal-, tenemos que todo criterio de eficacia ha de asentar en estas bases: (1) no estar en desacuerdo fundamental con el determinismo natural, (2) estar de acuerdo con el ideal y su carácter liberador, (3) [...]

A. La religión, imponiendo una creencia, sustituye al determinismo natural por un otro determinismo y, así, pasa a hacer asentar la vida humana en base natural.

Así, la religión tiene una base científica, sociológicamente científica también. El «libre pensamiento», tan característico de las épocas de decadencia, señala la ruptura del apoyo en el determinismo suprafísico, en el determinismo ideal. Non nisi parendo vincitur...(*) Sólo en la creación de un determinismo extra (no postulemos super) natural es donde reside la única posible liberación humana.

B. ¿Serán no obstante, todas las religiones iguales a este respecto? Que todas sean determinismo suprafísicos, ¿las hará acaso equivalentes? Es lo que, ahora, compete analizar.

(La religión es representativa de un estado social. Es inútil querer una religión más perfecta para una sociedad que no tiene en sí los elementos psíquicos que la sustenten.)




(*) «Sólo obedeciéndola se vence (a la naturaleza)». Sir Francis Bacon


No hay comentarios: