[La religión pagana es la más natural de todas las religiones]

[texto dactilografiado, tal vez 1916]

Antonio Mora


Chapter 1 or 2 of R.D. or (???) one point of Artific

Sin que discutamos ahora cuáles sean los fundamentos metafísicos, o de la religión o de una religión especial, basta que, constatada por el sociólogo la necesidad humana del fenómeno religioso para disciplina y orientación de las sociedades, consignemos, como corolario, que la religión que más disciplinará y orientará las sociedades será aquella religión que más próxima esté de la Naturaleza. Esa religión, por estar más próxima de la Naturaleza, más directamente puede actuar sobre los hombres, más los puede influenciar en el sentido de que no se desvíen de las leyes naturales que fundamentalmente rigen la vida humana (ya que rigen toda vida), más puede estimular y dirigir las actividades sociales del espíritu humano, porque menos traba a las otras, dejando, por eso, éstas más libres.

Ahora bien, es demostrable, con facilidad, que la religión llamada pagana es la más natural de todas.

Se apoya esta demostración fácil en tres raciocinios simples.


La religión pagana es politeísta. La naturaleza es plural. La naturaleza, naturalmente, no nos surge como un conjunto, sino como «muchas cosas», como pluralidad de cosas. No podemos afirmar positivamente, sin el auxilio de un raciocinio interviniente, sin la intervención de la inteligencia en la experiencia directa, que exista, verdaderamente, un conjunto llamado Universo, que haya una unidad, una cosa que sea una, designable por naturaleza. La realidad, a nosotros, nos surge directamente plural. El hecho de que refiramos todas nuestras sensaciones a nuestra conciencia individual es el que impone una unificación falsa (experimentalmente falsa) a la pluralidad con que las cosas se nos aparecen. Ahora bien, la religión se nos aparece, se nos presenta, como realidad exterior. Debe por tanto corresponder a la característica fundamental de la realidad exterior. Esa característica es la pluralidad de cosas. La pluralidad de dioses, por tanto, es la primera característica distintiva de una religión que sea natural.

La religión pagana es humana. Los actos de los dioses paganos son actos de los hombres, magnificados; son del mismo género, pero en punto mayor, en punto divino. Los dioses no salen de la humanidad rechazándola, sino excediéndola, como los semidioses. La naturaleza divina, para el pagano, no es antihumana al mismo tiempo que superhumana: es simplemente superhumana. Así, sobre estar de acuerdo con la naturaleza en lo que hace puramente al mundo exterior, la religión pagana está de acuerdo con la naturaleza en lo que hace a la humanidad.

Finalmente, la religión pagana es política. Es decir, es parte de la vida de la ciudad o del estado, no apunta a un universalismo. No busca imponerse a otros pueblos, sino recibir de ellos. Está así de acuerdo con el principio esencial de la civilización que [es] la síntesis en una nación de todas las posibles influencias de todas las otras naciones, criterio del que sólo divergen los criterios estrechamente nacionalistas, que son el provincianismo de la política, y los criterios imperialistas, que son de la decadencia. Nunca se vio nación fuerte ser conservadora, ni nación sana ser imperialista. Quiere imponerse quien no puede ya transformarse. Quiere dar quien ya no puede recibir. Pero quien no puede transformarse, en verdad se estancó; y quien no puede recibir, se estancó también.

Así la religión pagana se encuentra en armonía con los tres puntos naturales en que la humanidad toca: con la propia esencia experimental de la naturaleza entera; con la propia esencia de la naturaleza humana; y con la propia esencia de la naturaleza humana en marcha (en marcha social), esto es, de la naturaleza humana civilizada, esto es, de la civilización.

En las otras religiones conocidas, y que tienen verdaderamente derecho de ciudadanía en la historia humana, hay siempre un alejamiento de esta línea natural: desde el alejamiento máximo del budismo hasta al, menor, aunque grave, del cristismo.

El budismo y, antes de él, la religión de la India representan el tipo más puro de alejamiento de los ideales naturalmente humanos que el coleccionista de enfermedades pueda desear encontrar. Partiendo, clara o oscuramente, del principio des–humano de que la vida es una ilusión, el budista o brahmanista apunta, en su culto religioso, a trascender esa mísera humanidad.

Semejantemente el cristiano...

El politeísmo, natural, si bien oscuramente, a todas las religiones, lejos de ser su elemento grosero, es su elemento humano. El paganismo griego representa el más alto nivel de la evolución humana, [...] para el equilibrio que debe ser la evolución humana, ésta y no otra. Debe ser la evolución hacía la ciencia y no hacía la emoción lo que nos caracterice, diferenciándonos verdaderamente de los animales inferiores. Ahora ¿cómo se manifestará la ciencia, en el campo social, sino en la noción justa de la naturaleza y de las relaciones humanas, en la comprensión de las leyes que rigen a los seres inanimados, a los seres vivos, y a los seres sociales? Fueron los griegos quienes más alto se elevaron en la comprensión científica. Fueron por eso los griegos quienes más lejos fueron en las artes de la civilización.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aca usted habla de el paganismo como una religión particular, siendo que en realidad las religiones paganas son una gran cantidad de religiones antiguas,ajenas al cristianismo, judaismo e islamismo, por ejempro, la wicca, estas religiones que actualmente se cuntinuan practicando, son consideradas neopaganistas,¿ me podria desir usted a que se refiere con religion pagana como una religion en particular?

Anónimo dijo...

Creo que puedo responder la pregunta de arriba. El autor se refiere al Paganismo como fenómeno universal y no particular. Una cosa que me preocupa es la afirmación inequívoca del carácter politeísta del paganismo, siendo que los filósofos de están antiguas tradiciones consideraban también la existencia de una unidad subyacente: El Uno inefable, cuya expresión es la Naturaleza, como Diosa, en la que tienen su ser tanto los hombres, así como los dioses.