[El cristismo y las doctrinas políticas modernas]

[texto manuscrito]

Antonio Mora


Una de las más singulares características de las doctrinas políticas modernas –tan singular que se vuelve prominente, y tan singularmente prominente que pasa a ser casi lo distintivo de ellas– es que, presentándose como doctrinas políticas, son, sin embargo, siempre alguna otra cosa. Esto es, son doctrinas, no políticas, sino en política; se basan, no en un análisis, mejor o peor, de los hechos políticos, sino en una actitud que deriva de fenómenos intelectuales que en su sustancia no son políticos.

Hay doctrinas políticas que, al fin y al cabo, son doctrinas estéticas aplicadas a la política; están las que finalmente son doctrinas filosóficas; existen las que no pasan de doctrinas religiosas; están las que, en el fondo, son apenas doctrinas económicas.

Tal fenómeno es plenamente característico de la indisciplina mental producida por el cristismo; en el paganismo esta perturbación especulativa no existía, una teoría cualquiera no era especialmente notable por ser otra, ni esta «confusión de géneros» era permitida por la salud intelectual de los paganos, por su severa disciplina de espíritu.


1 comentario:

Anónimo dijo...

I have been surfing online more than 4 hours today,
yet I never found any interesting article like yours.

It is pretty worth enough for me. In my view, if all webmasters and bloggers made good content as you did,
the net will be a lot more useful than ever before.
Feel free to visit my web site cocinas modernas