[Objetivismo y civilización]

[texto manuscrito, tal vez 1917]

Antonio Mora


¿Pero las religiones no son emergencias de las psiques nacionales; y no se apoyan éstas en causas climáticas y geóticas? ¿Cómo pretender entonces que un sistema especial, y un sistema nacido en determinado punto de la tierra, se adapte a, o adapte a sí, las gentes de todas las tierras, los pueblos de otras tierras que aquella en que nació?

Puede parecer, en efecto, absurda, sobre todo desde este punto de vista, nuestra presencia [?] pagana.

Las civilizaciones antiguas divergían de la moderna en una característica esencial. Aquellas eran civilizaciones esencialmente especulativas, la nuestra es esencialmente científica. Esto es, el progreso, que en las civilizaciones antiguas provenía del empleo, intensivamente naciente, de las cualidades de especulación, ya sea aplicados a la filosofía, al arte o a la vida teórica de los estados, deriva, en nuestra civilización, esencialmente de una forma de especulación, que es la ciencia positiva.

El método (instintivo) de las civilizaciones antiguas era de naturaleza subjetiva, porque las civilizaciones antiguas no habían desarrollado coordinadamente en sí el estudio y el escrúpulo de la Realidad. Sólo los griegos, que por su índole eran objetivistas, consiguieron invertir esa tendencia natural de la inferioridad humana; con lo que fundaron la verdadera civilización. En ellos la especulación se volvió objetivista, porque eran objetivistas.

(Se preguntará si los pueblos primitivos no eran objetivistas, como ya se dijo. comparándolos, incluso, con los niños.)

La civilización, sea lo que fuere, es el producto de la acción del hombre sobre la materia, sobre los animales y sobre sí mismo (de los superiores sobre los inferiores). Pero esa acción puede realizarse de más de una manera.


2 comentarios:

Andres Lds dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andres Lds dijo...

putas este taller