[El problema nacional]

El problema del establecimiento de bases para la definición civilizacional de cualquier nacionalidad sólo aparece, sólo tiene cabida, cuando esa nacionalidad se encuentra en un período de separación entre un pasado institucional que se desmorona y un futuro institucional que ella tantea. Sería absurdo plantear un problema nacional cuando ninguna fuerza instintiva nacional espontáneamente plantea tal problema. Pero en las horas de intermedio y de disolución, cuando lo que es viejo muere y lo que es nuevo sufre todavía de la inarticulación de la infancia, compete a la inteligencia la iniciativa de la organización, que el instinto, depuesto, ya no tiene, y el hecho del futuro, infante, no logró formular todavía.

Fernando Pessoa


No hay comentarios: