[La poesía de Fernando Pessoa]

Alvaro de Campos


Fijar un estado de alma, aunque no lo sea, en versos que lo traduzcan impersonalmente; describir las emociones que no se sintieron con la misma emoción con que se sintieron: tal es el privilegio de quienes son poetas porque, si no lo fuesen, nadie los creería.

Hay poetas que hacen esto conscientemente, como Fernando Pessoa. Hay poetas que lo hacen inconscientemente, como Fernando Pessoa.

Soy demasiado amigo de Fernando Pessoa para hablar bien de él sin sentirme mal: la verdad es una de las peores hipocresías a que obliga la amistad.

Si el lector halla injustas las palabras precedentes, suponga que escribí las que juzga justas. Lo que estuviere bien estará bien sin ninguno de nosotros.

Por lo demás, el único prefacio de una obra es el cerebro de quien la lee.


No hay comentarios: