El Sebastianismo: su Renacimiento

Notas para «El Sebastianismo»

[sin fecha, probablemente finales de los años 20]


1. Una religión es un fenómeno ligador de almas, porque representa algo que ellas tienen en común; es un fenómeno imaginativo; es un fenómeno de autoridad. Es así, un criterio tanto moral como metafísico, estético tanto como político.

2. Una religión es socialmente útil cuanto más se aproxima a satisfacer tres condiciones: (1) ser nacional, esto es, diferente de las religiones de los otros países, porque así se apoya en el patriotismo, el más radical de los sentimientos sociales, y al mismo tiempo lo intensifica; (2) ser popular, esto es, ser en todo lo posible salida de no se sabe dónde, formada no se sabe bien cómo; (3) ser en todo lo posible susceptible de evolución y adaptación.

Esto al contrario del arte. El arte es: (1) internacional; (2) antipopular ; (3) no es susceptible de progreso salvo por sustitución (ex.)

3. ¿Habrá en Portugal algún fenómeno religioso sobre el cual podamos sentar las bases de una vida nueva? Toda pretensión de un Renacimiento en la vida nacional que no se asiente en bases religiosas caerá por la base, que, de no ser esa, no será ninguna.

Existe, primero, el Catolicismo. Pero el catolicismo comienza por ser extranjero. Por eso une falsamente al pueblo, lo une: (1) a una potencia temporal extranjera; (2) lo une a otros pueblos, esto es, lo desnacionaliza; (3) [...]

Además de eso el catolicismo tiene fuertes elementos antipopulares ; lo único que tiene de popular es ser la creencia tradicional del pueblo, nada más. Es, por lo demás, un sistema complejo de metafísica, más hábil de lo que es religiosamente decente, de una moral forzada y enfermiza, y de una estética superficial, cuando la estética religiosa debe buscar conmover el espíritu (para la estética exterior, una feria basta).

El catolicismo, además, es difícilmente susceptible de evolución.

¿Tenemos nosotros otro fenómeno religioso?

Fernando Pessoa


No hay comentarios: