[Plan de vida]

[texto manuscrito, tal vez 1913]

Un plan general de vida debe incluir, en primer lugar, la obtención de una estabilidad financiera de alguna especie. Marqué como límite para esa cosa humilde que llamo estabilidad financiera la cuantía de cerca de sesenta dólares, siendo cuarenta para lo necesario y veinte para las cosas superfluas de la vida. El medio de alcanzar eso es acrecentar a los treinta y un dólares de los dos escritorios (P. y FF) otros veintinueve dólares, cuyo origen debe ser determinado. En rigor, sólo para vivir, bastarían cincuenta dólares, pues, tomando treinta y cinco como una base necesaria, quince darían para cubrir el resto.

*

La cosa esencial que sigue inmediatamente es fijarme en una residencia lo bastante espaciosa, espacio tanto de ambientes como de instalaciones, para acomodar todos mis papeles y libros en el debido orden; y todo esto sin posibilidad muy grande de mudarme dentro del corto plazo. Me parece que lo más fácil seria alquilar yo mismo una casa –en una base de ocho, o cuando mucho nueve dólares– y allí vivir a voluntad, con cena (y pequeño almuerzo) enviado todos los días, o algo parecido. ¿Pero sería esto totalmente conveniente?

Sustituir, en lo que hace al acomodo de papeles, mi caja grande por cajas menores, que contengan los papeles por su orden de importancia. La caja grande y las otras en A.S. quedarían destinadas a los simples diarios y revistas que conservo.

*

¿Alquilada una casa, qué muebles? ¿No sería mejor volver a poner en orden las cosas con S.? De modo a alcanzar esto que preciso, ¿sería necesario mudarnos para este fin?

*

Que sea como la Suerte quiera.

Fernando Pessoa


No hay comentarios: